"Vamos a saltar a un mejor servicio y calidad del servicio de aseo en Bogotá": Gustavo Petro

 

Diciembre 18 de 2012. A las 6 de la mañana de hoy, el alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, acompañó el inicio de la operación de la empresa Aguas de Bogotá, dentro del nuevo esquema de recolección de basuras en la capital.

Las primeras flotillas del nuevo esquema de recolección de basuras de Bogotá cuentan con 1.500 operarios uniformados en 364 volquetas de 16 mts3, y 115 de entre 5 y 7 mts3 además de 36 inspectores y 8 compactadores.

Durante el inicio de la operación el Alcalde aseguró que en esta nueva era, "los trabajadores que nos acompañan son trabajadores con mística, con ganas, que luchan por la ciudad de Bogotá. No solamente saltamos, desde el punto de vista de una dignificación laboral, sino que vamos a saltar, y en sus manso está, literalmente, a una mayor calidad del servicio de aseo y limpieza de la ciudad de Bogotá".

Igualmente, se impone la Bogotá Humana con mejores condiciones laborales, pues, de acuerdo con estudios médicos realizados a los trabajadores, al menos "uno de cada cuatro trabajadores, que proviniendo de las cooperativas de trabajo asociado, que estaban ligadas a la operación anterior de aseo, y que fueron vistos por médicos de los hospitales públicos de la ciudad, estaba enfermo, con problemas en su organismo, derivados de la falta de cuidados y la sobreexplotación a la que fueron sometidos en la operación de aseo pasada", informó el burgomaestre.

Adicionalmente, el Alcalde se refirió al incumplimiento del contrato por parte de los operadores privados asegurando que los trabajadores salen hoy "a recoger lo que, incumpliendo el contrato, dejaron desde anoche, desde el día de ayer, incluso en algunos puntos desde hace semanas. Fueron 617 puntos críticos donde se acumularon mas de 800 toneladas durante semanas. Es decir, más de una tonelada por punto. Hoy, durante estas últimas horas, la operación que inició progresivamente recogió los residuos de esos 617 puntos y anoche empezó una operación, barrio por barrio, tratando de detener el incumplimiento que los operadores privados hicieron de sus contratos".